Se desarrolla desde cuatro ejes narrativos

La historia del Movimiento Humanista y del Mensaje de Silo a través de la influencia de este pensamiento en el mundo.

Los acontecimientos históricos contemporáneos mundiales inscritos en la biografía del personaje y las respuestas que dio en torno a estos eventos.

Las recreaciones ficcionadas de los momentos claves en su desarrollo.

La historia de la expansión del Movimiento y de su Mensaje a través de un “road movie” que viaja a través de Rusia, India, Europa, América del Sur y del Norte.

Tratamiento narrativo

“Silo, un camino espiritual” comprende un recorrido apasionante por la filosofía y vida de un hombre extraordinario, Mario Rodríguez Cobos, Silo, filósofo, guía espiritual, pensador y escritor argentino.

El documental se plantea como un viaje, que comienza desde las interrogantes de una joven investigadora, Catalina, que decide ir en busca de sí misma.

En su periplo alrededor del mundo, Catalina visitará personajes que compartieron su vida con Silo; recogeremos testimonios de quienes lo conocieron, y se adentrará en los lugares más recónditos hasta donde llegó su Mensaje: Buenos Aires, India y Rusia, están en su itinerario.

A través de la mirada y reflexiones de la joven, revisaremos el contexto histórico mundial concomitante con el desarrollo de esta corriente espiritual, resaltando los hitos más relevantes y las respuestas que este guía fue emitiendo en ese contexto.

El material de archivo y las recreaciones de época darán cuenta de las diferentes atmósferas donde se desarrolla esta corriente de pensamiento, poniendo de relieve los hitos más relevantes de cada época, planteando una mirada aguda hacia las distintas culturas de hoy, a sus problemáticas y a la búsqueda de sentido del hombre de nuestros tiempos.

Tratamiento audiovisual

El documental atraviesa mundos muy diversos:

a) el mundo de hoy, donde se desenvuelven quienes intervienen con los recuerdos y pormenores del personaje;
b) el contexto de la época, donde se desarrollan los acontecimientos que marcan el mundo donde Silo desarrolla su trabajo, y
c) las recreaciones biográficas donde se grafican las situaciones y los rasgos de carácter que definen al protagonista en cuestión.

Cada uno de estos mundos es tratado con estilos diferentes: los primeros serán tratados en estudio utilizando el set y el back lighting sobre fondos fotográficos de gran formato; los mundos recreados en cambio tendrán lugar en los sitios donde sucedieron los hechos.

La fotografía va en función de cada uno de estos elementos. Para los personajes que relatan la historia, se optó por una fotografía de tono documental. Para las escenas recreadas se privilegió una cámara subjetiva que traspase la realidad, para que veamos las cosas desde el punto de vista fantástico en que se relatan.

Los elementos recreados no son realistas y son referencias visuales para ilustrar temas, para entender mejor y en detalle la intimidad en que se vive cada uno de los momentos centrales que componen los ejes desde donde se relata la historia. Usamos para esto una iluminación dramática de atmósferas, donde se sienta físicamente lo que se ve.

Otro de los elementos que incluimos en la trama son los materiales de archivo, gráficos y fotográficos, que ponen en escena los contextos políticos, sociales y culturales que son parte del mundo cotidiano donde se desarrolla la acción. La cámara, al igual que la fotografía, es funcional a cada uno de los prototipos modulares que conforman cada segmento.

El montaje es ágil y dinámico. Pasa de un ambiente a otro y de un período a otro sin dificultad, manteniendo la identidad de cada uno de ellos sin contradicción visual. Hay información gráfica y fotográfica que complementa el formato. La naturaleza se trabaja en tiempo real, privilegiando la luz natural y sobre todo la hora mágica. Las transiciones entre los distintos módulos es resuelta por corte, privilegiando los ritmos y respetando las atmósferas.

El sonido ambiente está muy presente en la naturaleza y en la ciudad, como protagonista de dos tipos de mundo totalmente opuestos.

La música es original, y trabaja acentuando los tonos internos reflexivos de la actriz (investigadora), quien va juntando los pedazos para reconstruir al personaje.

Las locaciones donde se desarrolla la acción retratan la realidad de un mundo que se ha ido, pero que se mira desde hoy, desde el presente.